Qué necesito para jubilarme (Requisitos)


Qué necesito para jubilarme

Después de muchos años de vida laboral, lo primero que se nos viene a la mente es: ¿cuándo podré jubilarme? Es importante saber que la edad mínima para conseguirlo ha cambiado en los últimos años, con el objetivo de mantener el sistema de pensiones actual. Por ello, existe mucha confusión en cuanto a la edad mínima para jubilarme. Para resolver tus dudas, a continuación te contamos todos los detalles.

Requisitos para jubilarme

Si bien los requisitos para jubilarme y cobrar una pensión son prácticamente los mismos que en los años pasados, en los últimos tiempos se han introducido algunos cambios. Así pues, los requisitos imprescindibles para jubilarme a día de hoy son los siguientes:

1. Estar afiliado a la Seguridad Social.

2. La edad mínima para la jubilación ordinaria ha sido el factor que ha variado en los últimos años. Hasta el momento, ésta era los 65 años. Sin embargo, esto ha cambiado, pasando a ser los 67 una vez llegado el 2027. Mientras tanto, tendrá lugar un régimen transitorio. Éste va retrasando la jubilación a razón de un mes al año desde el 2013 hasta el 2018. A partir de entonces, se retrasará dos meses al año hasta alcanzar los 67 en el 2027. Además, los años cotizados también irán en aumento desde los 35 hasta los 38 y medio en 2027 a razón de un trimestre al año.

3. Los años cotizados han de ser mínimo 15 para tener derecho a una pensión contributiva. Además, al menos dos de esos años deben estar comprendidos en los 15 años anteriores al momento de la jubilación.

4. Por último, para acceder a la jubilación, es obligatorio que se produzca el llamado “hecho causante”. Éste puede ser:

– El día del cese en la actividad laboral.
– El día de presentación de la solicitud de jubilación en las situaciones asimiladas a la del alta y en las situaciones de no alta.

Tabla de jubilación

Tal y como se adelantó, de aquí al 2027 se vivirá un proceso de transición en el cuál la edad de jubilación se irá retrasando paulatinamente. Para tener claro los años obligatorios a medida que avanzamos en el tiempo, se ha creado la tabla de jubilación que se presenta a continuación.

Qué necesito para jubilarme

Cálculo edad jubilación

Pese a conocer los requisitos y lo que marca la ley, una de las preguntas más habituales es la de: ¿cuánto me queda para jubilarme? Por ello, conviene aprovechar la ocasión para destacar que Internet ofrece muy diversas plataformas en las que puedes calcular tu edad de jubilación. Además, éstas te ofrecen la opción de ver con qué años cobrarías el 100% de la pensión contributiva y con cuáles no. Así podrás organizarte para preparar tu jubilación con el tiempo suficiente y que ésta se adapte a tus necesidades económicas.

Edad jubilación anticipada

Los requisitos anteriormente mencionados hacían referencia en todo momento a la jubilación ordinaria. Sin embargo, existen otras modalidades de jubilación anticipada que conviene tener en cuenta. Éstas son las siguientes:

Jubilación anticipada. Ésta es una situación regulada en todo momento por la Seguridad Social y sus condiciones están siendo modificadas de forma constante en los últimos años. Entre los requisitos obligatorios para acceder a esta modalidad de jubilación está el de tener entre 60 y 64 años, o los años de cotización. Por último, en cuanto a la pensión, ésta no será del 100%, sino que se aplicarán porcentajes reductores.

Qué necesito para jubilarme

Prejubilación. En este caso, han de ser la empresa y el trabajador los que deban llegar a un pacto particular con unas condiciones concretas. Esto hace que cada prejubilación sea diferente a la siguiente, ya que se trata de una negociación personal. En todo caso, lo habitual es que se pacten pagas de entre el 80% y el 100% del salario del trabajador. Además, como no existe la figura legal del prejubilado, éste ha de estar dado de alta en el paro. Así, lo habitual será que reciba su prestación por desempleo y una indemnización económica acordada con la empresa.

Así pues, puede concluirse que si bien existe una norma genérica para la jubilación, pueden darse casos particulares en función de cada trabajador. Si estás en una situación así, aconsejamos consultar con el Ministerio de Empleo para confirmar al 100% tu caso concreto.

Cuantía mínima jubilación 2020

 

JUBILACIÓN CON 65 AÑOSCUANTÍAS MENSUALESCUANTÍAS ANUALES
Con cónyuge a cargo843,4011.807,60
Sin cónyuge (unidad económica unipersonal)683,509.569,00
Con cónyuge NO a cargo648,709.081,80

 

JUBILACIÓN MENOR DE 65 AÑOSCUANTÍAS MENSUALESCUANTÍAS ANUALES
Con cónyuge a cargo790,7011.069,80
Sin cónyuge (unidad económica unipersonal)639,508.953,00
Con cónyuge NO a cargo604,408.461,60

 

JUBILACIÓN CON 65 AÑOS PROCEDENTE DE GRAN INVALIDEZCUANTÍAS MENSUALESCUANTÍAS ANUALES
Con cónyuge a cargo1.265,1017.711,40
Sin cónyuge (unidad económica unipersonal)1.025,3014.354,20
Con cónyuge NO a cargo973,1013.623,40

 

Qué necesito para la solicitud de pensión no contributiva

Qué necesito para tener una pensión no contributiva

Sabemos como acabamos de ver que si cotizamos un mínimo de años a la seguridad social, llegado el momento tendremos acceso a una pensión contributiva o jubilación. Sin embargo, en caso de que no lo hayamos conseguido, ¿qué pasará? La respuesta a esta pregunta puede variar en función del caso. De todos modos, la mayoría de las veces podrás solicitar una pensión no contributiva. A continuación te contamos en qué casos y cómo podrás hacerlo.

¿Qué es una pensión no contributiva?

Cuando llega tu edad de jubilación y no has podido cotizar los años mínimos exigidos para recibir una paga contributiva, tendrás a tu disposición otras opciones. Éstas van dirigidas a aquellas personas que no hayan podido cumplir el requisito anteriormente mencionado y se encuentren en situación de necesidad o que tengan alguna invalidez. Se les conoce por el nombre de “pensión no contributiva” (PNC) y además, dan la oportunidad a los beneficiarios de disfrutar de una asistencia médica y farmacéutica gratuita.

Pensión no contributiva: requisitos

Dependiendo del caso en concreto, los requisitos para acceder a la pensión no contributiva pueden variar. Por este motivo, conviene diferenciar entre los dos tipos de beneficiarios posibles.

Pensión no contributiva: invalidez

En caso de tener alguna invalidez, los requisitos que tienes que cumplir para poder recibir una pensión no contributiva son los siguientes:

1. Haber vivido en España durante, al menos, cinco años. Además, de esos, dos han tenido que ser los inmediatamente anteriores al momento en el que se realiza la solicitud.

2. Tener entre 18 y 65 años.

3. Contar con un certificado de discapacidad de un 65% como mínimo.

4. Cobrar menos de 5.538,40 euros al año. Conviene mencionar que este importe puede variar en función del año. En este caso, la cifra anteriormente citada hace referencia al ejercicio del 2020.

5. Ser español o tener residencia legal en el país.

Además de estos requisitos, es importante tener en cuenta que la pensión no contributiva por invalidez es compatible con el ejercicio de una actividad laboral que genere ingresos. Eso sí, solo lo será durante cuatro años como máximo. Además, el dinero percibido de la pensión será menor en caso de que los ingresos del ejercicio laboral y la pensión superen los 11.632,63€ al año. De hecho, la paga se reducirá para asegurar que no se perciba más de la cantidad anteriormente mencionada.

Qué necesito para tener una pensión no contributiva

Pensión no contributiva: jubilación

En caso de estar jubilado, los requisitos para recibir una pensión no contributiva son los siguientes:

1. Ser mayor de 65 años.

2. Haber vivido en España al menos diez años entre los 16 y los 65. Además, dos de ellos deberán ser consecutivos e inmediatamente anteriores al momento de realizar la solicitud de la prestación.

3. No cobrar más de 5.538,40 euros al año. Al igual que en el caso de la invalidez, esta cifra se actualiza con los años.

Pensión no contributiva: cuantía

La cuantía de la pensión no contributiva variará enormemente en función de cada caso. Así, éstas se establecerán en función de las rentas personales de cada beneficiario, así como de su unidad económica de convivencia. Es decir, en principio será diferente si la familia del beneficiario tiene más ingresos que si no tiene ninguno.

En cualquier caso, conviene señalar que la cuantía mínima nunca será inferior a los 1.384,60€ al año, o lo que es lo mismo, 98,90€ al mes. Por su parte, la cifra máxima nunca superará los 55.538,40 €, es decir, 395,60€ al mes. En todo caso, estas cuantías son anuales, por lo que varían con el paso del tiempo.

Por otra parte, es importante tener en cuenta otras dos cuestiones que interfieren en la cantidad final asignada:

– Aquellos pensionistas que tengan una discapacidad de más de un 75% y acrediten la necesidad de concurso de otra persona, podrán llegar a recibir un complemento adicional. Éste será del 50% de los 5.538,40€ anuales, es decir, 2.769,20€ al año.

– También hay que tener en cuenta que la cuantía final de la prestación variará en caso de que en la misma unidad de convivencia haya otro beneficiario de pensión no contributiva.

Qué necesito para tener una pensión no contributiva

Solicitud pensión no contributiva

Las pensiones no contributivas son gestionadas por las Comunidades Autónomas. Además, éstas tienen transferidas sus funciones al Instituto de Mayores y Servicios Sociales. Por tanto, si quieres realizar una solicitud tendrás que presentarla en las oficinas de los Servicios Sociales de tu comunidad, del Imserso o de cualquier otra entidad de la Seguridad Social. En caso de que vivas en Ceuta o Melilla, tendrás que acudir directamente al Imserso.

Una vez en estas oficinas se te facilitará el impreso correspondiente. Tendrás que cubrirlo y seguir los pasos que allí te indiquen para formalizar tu solicitud. Si quieres obtener más información sobre este proceso o sobre las oficinas del Imserso en tu comunidad, puedes acceder a su página web oficial.

Qué necesito para pedir la pensión de viudedad

Qué necesito para pedir la pensión de viudedad

La muerte de tu pareja es uno de los momentos más duros que te puede tocar vivir. Además, muchas veces el duelo se une a las dificultades económicas que esto puede llegar a generar. Para tratar de paliar este efecto, el gobierno ofrece la pensión de viudedad. Con ésta se pretende ayudar al cónyuge del fallecido a continuar su vida de una forma digna y económicamente estable. Te contamos todo lo que necesitas saber sobre esta ayuda.

¿Qué es la pensión de viudedad?

La pensión de viudedad es una prestación económica vitalicia concedida al cónyuge de una persona fallecida. Al igual que las pensiones por orfandad o auxilio por defunción, esta ayuda forma parte del conjunto de prestaciones por muerte y supervivencia. Su objetivo es amparar económicamente a la pareja del fallecido y compensar su situación económica. Así, se pretende minimizar los efectos que este hecho pueda tener sobre la vida diaria del superviviente.

Pensión de viudedad: requisitos

Para que el superviviente de una relación pueda disfrutar de la pensión de viudedad ambos miembros de la pareja han de cumplir con toda una serie de requisitos. Estos serán diferentes en función de cada caso en concreto.

Requisitos del fallecido

Para que su pareja pueda optar a recibir una pensión de viudedad, el fallecido tendrá que cumplir con tres requisitos básicos y comunes para todos los casos:

– Formar parte del Régimen General de la Seguridad Social.

– Estar afiliado y en alta.

– Tener las cotizaciones necesarias dependiendo del motivo del fallecimiento.

Qué necesito para pedir la pensión de viudedad

Como decimos, la causa de la muerte puede generar también otros requisitos a cumplir por parte del fallecido. Así, podemos distinguir los siguientes casos:

– Muerte por enfermedad común. En caso de que el fallecido estuviese en alta y no estuviese obligado a cotizar, se le pedirán 500 días en los últimos cinco años. Es importante tener en cuenta que este periodo ha de ser ininterrumpido. Además, tiene que preceder de forma inmediata a la muerte o a la fecha en la que cesó la obligatoriedad de cotizar. En todo caso, si no se cumple con este requisito bastará con haber cotizado al menos 15 años a lo largo de su vida laboral.

Por último, conviene puntualizar que si el fallecido tuvo un contrato a tiempo parcial, las exigencias de cotización son otras.

– Muerte por accidente o enfermedad profesional. En este caso no se exigirá al fallecido haber cotizado nada antes.

– Otros supuestos. Conviene puntualizar que existen otros casos en los que el cónyuge tendrá derecho a recibir una pensión de viudedad. Entre estos supuestos podemos destacar los siguientes:

1. Fallecidos que cobraban subsidios de incapacidad temporal, prestación por riesgo durante el embarazo, paternidad o maternidad o la prestación por riesgo durante la lactancia. En todos estos casos se estipulará un tiempo mínimo de cotización particular para cada prestación.

2. Fallecidos cobrando una jubilación contributiva. En este grupo podemos incluir a aquellos que ya se hayan jubilado pero fallezcan antes de poder pedir la pensión.

3. Fallecidos con una incapacidad permanente o invalidez por accidente de trabajo o enfermedad profesional. Al morir, se considerará que lo han hecho precisamente por ese accidente laboral. Por tanto, los requisitos serán los mismos que los pautados para esta categoría.

Qué necesito para pedir la pensión de viudedad

Requisitos del cónyuge

Por su parte, el cónyuge también ha de cumplir con dos requisitos básicos para poder pedir la pensión de viudedad. Estos son los siguientes:

– Haber estado casado o haber sido pareja de hecho del fallecido.

– No haberse casado de nuevo.

En caso que la pareja se hubiese separado o divorciado, el ex cónyuge todavía podrá solicitar la pensión de viudedad siempre que no se haya casado de nuevo. Eso sí, si el fallecido se casó varias veces y hay más de un viudo o viuda, la ayuda se repartirá proporcionalmente en base al tiempo que se estuvo casado con el fallecido. Lo único que tendrá que tenerse en cuenta en este caso es que el último viudo recibirá al menos el 40% de la pensión.

Solicitud pensión de viudedad

Una vez que sabes si cumples o no con los requisitos para recibir la pensión de viudedad, conviene detallar qué se necesita para pedir la ayuda. Los trámites son sencillos en este caso, pero convendrá tener claro qué documentación será necesario aportar, por qué vía y en qué plazos.

¿Cómo pedir la pensión de viudedad?

Lo único necesario para pedir la pensión de viudedad será cumplimentar el modelo de “Solicitud de Prestaciones de Supervivencia” y adjuntar toda la documentación necesaria. Ésta será distinta para cada caso, pero hay dos documentos comunes a todos ellos:

– El DNI o documento de identidad válido del cónyuge.

– El acta de defunción.

Como adelantamos, a estos documentos habrá que sumar otros en función de cada caso concreto. A continuación los detallamos:

– En caso de que la persona no fuera pensionista habrá que adjuntar el justificante de pago de los últimos tres meses. Esto habrá que hacerlo siempre que el fallecido estuviese obligado a hacerlo y haya fallecido en ese tiempo.

– Libro de familia o acta de registro civil que acredite el matrimonio con el fallecido.

– En caso de ser pareja de hecho, habrá que adjuntar el documento que así lo acredite. También habrá que entregar un certificado de empadronamiento que confirme que la pareja vivió junta durante, al menos, los cinco años previos a la muerte. Por último, también habrá que hacer entrega del justificante de los ingresos de la pareja durante el año anterior al fallecimiento.

Qué necesito para pedir la pensión de viudedad

– Si el solicitante estaba separado, tendrá que entregar la sentencia judicial que acredite el divorcio. Asimismo, habrá que adjuntar el justificante del cónyuge de no haberse vuelto a casar.

– En caso de muerte por enfermedad, habrá que entregar un certificado médico que la acredite.

Por último, conviene puntualizar que dependiendo de la particularidad de cada caso será posible que te soliciten algún tipo de documentación extra. En todo caso, esto se te explicará en el momento de pedir la ayuda.

¿Dónde pedir la pensión de viudedad?

Una vez tengas recopilada toda la documentación, tendrás que acudir a los Centros de Atención e Información del Instituto de la Seguridad Social. Esta institución será la encargada de gestionar tu solicitud. Eso sí, si el fallecido era un trabajador del mar, tendrás que acudir a las Direcciones Provinciales del Instituto Social de la Marina (ISM).

¿Cuándo pedir la pensión de viudedad?

No existen plazos para la solicitud de la pensión de viudedad. Lo único que habrá que tener en cuenta es que en función de cuándo se haga, la cuantía a recibir puede variar. Esto es así porque con independencia del momento en que se pida, solo se pagará al viudo la cuantía correspondiente a los tres últimos meses. Veamos un ejemplo para aclarar esta situación:

Si solicitas una pensión de viudedad pasado un año de la muerte de tu pareja, solo recibirás la paga de los últimos tres meses y por supuesto, las siguientes. Sin embargo, habrá nueve que habrás perdido por no haber solicitado la pensión con anterioridad.

Por su parte, si solicitas la ayuda en los tres meses posteriores a la muerte, el modo de cobro será el siguiente:

– Si el fallecido estaba dado de alta, cobrarás la parte correspondiente desde el día siguiente a su muerte.

– Por su parte, si el fallecido era pensionista, cobrarás desde el primer día del mes siguiente a su muerte.

Por último, hay que destacar que el plazo estimado para recibir respuesta a tu solicitud de pensión de viudedad suele estar en los 90 días. En todo caso, conviene puntualizar que en los últimos tiempos este proceso se ha acelerado y se están dando respuestas en menos de un mes.

Qué necesito para pedir la pensión de viudedad

Cuantía de la pensión de viudedad

Si quieres calcular tu pensión de viudedad debes saber que ésta se halla aplicándole a la base reguladora el 52%. Eso sí, ésta será diferente dependiendo de la situación laboral en la que se encontrase el fallecido antes de su muerte, así como la causa de su deceso.

Por otra parte, hay que mencionar que este porcentaje podrá aumentar hasta el 70% si el viudo tiene cargas familiares, si no tiene ingresos o si estos son muy bajos. En cualquier caso, existen unas cuantías mínimas fijadas para cada año. Por ejemplo, la pensión mínima de viudedad 2020 fue la siguiente:

– Viudo con cargas familiares: 790,70€.

– Con 65 años o discapacidad de más del 65%: 683,50€.

– Entre 60 y 64 años: 639,50€.

– Menor de 60 años: 517,80€.

Estas son las pensiones por viudedad 2020:

CUANTÍAS MENSUALESCUANTÍAS ANUALES
Con cargas familiares790,7011.069,80
Con 65 años o con discapacidad = >65%683,509.569,00
Entre 60 y 64 años639,508.953,00
Menor de 60 años517,807.249,20

En todo caso, si quieres hallar a cuánto ascenderá tu pensión de viudedad, puedes recurrir a una calculadora de prestaciones. Buceando por internet podrás encontrar un sinfín de herramientas de este tipo que te ayudarán a saber cuánto dinero te corresponde.

Qué necesito para pedir la pensión de viudedad

Compatibilidades

Otra de las preguntas más frecuentes que nos hacemos es si la pensión de viudedad y jubilación es compatible, por ejemplo. Es decir, si puedo estar cobrando al mismo tiempo dos tipos de prestaciones diferentes. En este sentido, podemos decir que la pensión de viudedad sí es compatible con las rentas del viudo, así como con su jubilación o ayuda de incapacidad permanente si la tuviera.

Por el contrario, no será posible solapar dos pensiones de viuvedad al mismo tiempo. Es decir, si de forma excepcional conseguiste mantener tu pensión de viuvedad a pesar de haberte vuelto a casar, debes saber que cuando fallezca tu nueva pareja, no podrás cobrar otra pensión de la misma naturaleza.

Casos prácticos de pensión de viudedad: ¿cuándo se deja de cobrar esta ayuda?

Llegados a este punto, tenemos todo claro sobre la pensión de viuvedad, el modo de solicitarla y los requisitos para acceder a ella. Sin embargo, todavía conviene hacerse una última pregunta: ¿en qué casos se deja de cobrar la pensión de viuvedad? Estos son pocos, pero conviene tenerlos claros:

– Por norma general, cuando el viudo se casa de nuevo. En todo caso, tal y como adelantamos previamente, puede haber casos excepcionales en los que se acepte seguir cobrando la ayuda. Esto se dará, por ejemplo, si el viudo es mayor y está incapacitado, o si la ayuda supone su principal fuente de ingresos, por ejemplo.

– Cuando se condene en firme al viudo por la muerte de su pareja.

– En todos los casos de violencia de género.

– Cuando el viudo, beneficiario de la ayuda, fallezca.

– En caso de que se haya dado por fallecido a un trabajador desaparecido, cuando se demuestre que éste sigue vivo.

En todo caso, por supuesto, pueden existir particularidades muy concretas que convendrá tratar con el organismo de la Seguridad Social procedente.

Si quieres leer más noticias como Qué necesito para jubilarme (Requisitos), te recomendamos que entres en la categoría de Trabajadores.


WhatsApp QuéNecesitoPara

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies
Compartir
WhatsApp