Qué necesito para un bebé recién nacido


Qué necesito para un bebé recién nacido

Tras nueve meses de espera, ha llegado el momento. Por fin has conocido a tu hijo y no puedes estar más feliz. Sin embargo, es normal que no dejes de pensar en cómo hacer para cuidar de un bebé recién nacido. Por ello, te damos las claves para que solo tengas que preocuparte de disfrutar de uno de los momentos más felices de tu vida.

Bebé recién nacido: hospital

Una de las decisiones más importantes en el embarazo es escoger el hospital en el que dar a luz. Lo primero que buscas es que tú y tu hijo os sintáis cómodos y felices. Por eso esta decisión tiene tanta importancia. Sin embargo, una vez que ya tienes a tu bebé recién nacido contigo, comienzan las preguntas. ¿Qué cuidados debo tener mientras estoy en el hospital?

Estamos seguros de que allí te darán todas las instrucciones para hacerlo de la mejor manera. Sin embargo, nunca viene mal recordar algunas de las tareas más importantes. Una de ellas es el cuidado del cordón umbilical. Dependiendo del hospital en el que estés, podrán darte unas u otras recomendaciones. Así, mientras en algunos te dirán que uses alcohol de 70º, en otros te aconsejarán usar solo agua y jabón o incluso nada.

¿Cuál es la opción correcta? Según un estudio realizado por la OMS en el 2004, cualquier técnica puede ser buena siempre que no se utilice povidona yodada. Por nuestra parte, te aconsejamos mantenerlo limpio y seco y nunca quitarle la pinza que le pongan en el hospital.

Además, tendrás que limpiar la zona cada vez que lo bañes y siempre con mucho cuidado. Es muy importante que quede bien seco tras el baño. Para ello puedes usar una toalla que no suelte pelusas y darle toques suaves en la zona, sin frotar.

Siguiendo estos cuidados, en siete o diez días el cordón se caerá y solo tendrás que aplicarle suero fisiológico durante un par de días más. Desde ahí, estate atento al estado del muñón hasta que cicatrice. Si aprecias algún color u olor extraño, llévalo inmediatamente al pediatra para evitar infecciones.

Además del cuidado del cordón umbilical, está la postura a la hora de tumbarle. La clave está en alternar la posición. Algunas veces con la cabeza mirando al frente, otras a un lado y otras del otro lado. Con esto evitaremos deformaciones, pues los huesos del cráneo todavía son blanditos y pueden deformarse con facilidad. Además, ayudaremos al sistema circulatorio para que no se le amorate ninguna zona.

Qué necesito para un bebé recién nacido

Bebé recién nacido: cuidados

Pasado el tiempo de rigor podrás irte a casa con tu bebé recién nacido para empezar vuestra vida juntos. En este momento, tendrás que tener muy en cuenta cuidados tales como:

Sequedad en la piel. Es normal que al nacer se le seque la piel a tu bebé recién nacido. Para evitarlo, tendrás que echarle una crema o un aceite infantil varias veces al día o incluso echar un chorro en el agua del baño.

Evitar el hipo. Su diafragma todavía está inmaduro, por lo que es normal que tu bebé recién nacido tenga hipo hasta los tres o cuatro meses. Para minimizarlo, dale un poco de agua en el biberón, cámbialo de postura, o dale toquecitos en la espalda mientras lo apoyas sobre tu hombro.

Hora del baño. Puedes empezar con los baños desde que llegues a casa, pero primero calienta la habitación donde vayas a hacerlo. Hazlo hasta los 22º y el agua hasta los 37º. Mientras sostienes la cabeza, la nuca y los hombros con un brazo, pásale la esponja de arriba a bajo. Es importante que la aclares cada vez que lo hagas para evitar posibles infecciones. Por último, envuélvelo en una toalla tapándole también la cabeza y sécalo a toquecitos suaves. Ponle crema con un masaje suave y listo para vestirlo.

Paseos. Salvo que haga mucho frío o calor, te aconsejamos pasear a tu bebé recién nacido desde el principio. Hazlo a las horas en las que el clima sea más suave en tu zona y acuérdate de llevar todo lo necesario: mudas, cremas, toallitas etc.

Qué necesito para un bebé recién nacido

Bebé recién nacido: niña

Otro de los cuidados más importantes es el de sus genitales. En el caso de las niñas, la vulva suele estar inflamada al nacer. Es algo normal e irá desapareciendo con el paso de los días. Lo único que has de tener en cuenta es que hay que cambiar el pañal con frecuencia y empezar limpiando por encima de los genitales. A partir de ahí, la limpieza ha de hacerse de delante hacia atrás para evitar arrastrar gérmenes hacia la vagina. Para hacerlo, con agua y joven será suficiente.

Para finalizar, y una vez limpia toda la zona del pañal, es imprescindible secar todo bien y aplicar un bálsamo protector específico para la zona. Eso sí, es importante que esto solo se aplique en la superficie externa de la piel.

Bebé recién nacido: ropa

Otra de las dudas más frecuentes a la hora de llegar a casa con un bebé recién nacido es cómo vestirlo. Nunca sabemos si lo estamos abrigando demasiado, o muy poco. Por ello, toma nota de estos consejos:

Al principio es importante que el bebé vaya abrigado, pero sin excedernos. Sin embargo, pasados los primeros días, el mejor truco es pensar que debe ir siempre con una capa más que nosotros. En todo caso, podemos comprobar su temperatura tocándole la zona del cuello y la espalda. Así podremos saber si están sudando a causa del calor o se encuentran bien.

Además, es muy importante que optes por rópa cómoda, tanto para el bebé como para ti a la hora de vestirlo. Repara también en detalles como el uso de tejidos naturales, que no le opriman y sin accesorios que el niño pueda llevar a la boca. Por último, recuerda lavar la ropa del bebé por separado y asegurarte de que queda bien aclarada.

Qué necesito para un bebé recién nacido

Bebé recién nacido llorando

Como no podía ser de otra manera, una de las preguntas estrella de los padres primerizos es la de ¿qué hago si está llorando? ¿Lo cojo en brazos para calmarlo?

En este caso, como en todos, existen cientos de opiniones al respecto. Sin embargo, hay cosas universales, como lo es comprobar que tu bebé recién nacido tiene cubiertas todas sus necesidades. Mira si necesita cambiarle el pañal, si tiene frío o calor, hambre, fiebre etc. Si una vez hecho esto continúa llorando, cógelo en brazos intentando calmarlo con tu voz, caricias y contacto. Muchas teorías consideran que durante el primer año de vida esto no tiene ningún efecto negativo. Todo lo contrario, puede ayudarle a fomentar su independencia, proporcionándole toda la seguridad que necesita.

Si quieres leer más noticias como Qué necesito para un bebé recién nacido, te recomendamos que entres en la categoría de Hijos.

¿Te ha parecido interesante el artículo? Vota con 5 estrellitas para que escribamos más contenido relacionado:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, con un promedio de 5,00 sobre 5)

WhatsApp QuéNecesitoPara

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

ACEPTAR
Aviso de cookies